La periodontitis y relaciones en medicina biológica

En artículos anteriores explicamos la relación de la enfermedad periodontal con graves enfermedades y de alta prevalencia como la enfermedad cardiovascular o accidentes vasculares cerebrales o ictus.

Por una cultura médica reduccionista se quedó la BOCA fuera del libro gordo de la MEDICINA. Naturalmente esto ocurre en la “civilización” sur. En textos americanos de los 70, en los que me tocaron estudiar medicina, ya la boca era importante y figuraban estas relaciones.

Ahora es el momento de España, y cuando digo el momento es que comienza a sonar en universidades y representantes de colegios profesionales. Todavía tendrá que pasar un tiempo para que forme parte de los protocolos de la salud pública, el resto quedara a la conciencia y formación de cada profesional de la salud. En Clínicas Ferrer son más de 30 años pensando en estas relaciones de salud.

Salvando esta introducción que legitima al texto posterior por su visión global de la salud, intentare explicar cómo funciona el cuerpo humano y su relación con la boca.

El equilibrio ideal de funcionamiento de nuestra “economía”(así llamamos en fisiología médica a nuestro cuerpo) se llama HOMEOSTASIS , es un equilibrio dinámico que define la salud, sujeto a un sistema de regulación complejo con multitud de controles que proporcionan información continua a dicho sistema.

La correcta biología de la boca es importante para toda la economía. La biología está supeditada a un equilibrio bacteriano o de flora saprofita que convive con nuestras células y tejidos. Esta flora que nos coloniza y resulta imprescindible para nuestra vida debe estar en equilibrio, es decir , pueden ser “amigos” o desequilibrase y ser “enemigos”. Al desequilibrio lo llamamos “disbacteriosis”. Las buenas si son demasiadas pueden actuar de malas.

Factores que pueden romper el equilibrio y generar la disbacteriosis. Mencionaremos algunos con carácter bioquímico,otros físicos y otros emocionales. De esta manera podremos comprender mejor el triángulo de Palmer.

La alimentación desequilibrada o un exceso de azúcares puede alterar nuestra preciada biología. Lo puede hacer no sólo localmente en la boca sino desde el aparato digestivo. Si además no eliminamos los restos de alimentos
o placa bacteriana que se forma en dientes, encías y lengua, los factores de riesgo aumentan.

Que ocurre si respiramos por la boca, pues cambiamos la calidad del aire en temperatura, humedad, Ph. También es una alteración del medio bioquímico y físico. Debilitamos al sistema defensivo o inmunológico. Otro tanto pasa con el tabaco, alcohol, alteraciones hormonales, medicamentos y un largo etc.

Que ocurre si apretamos los dientes en exceso o los ángulos de trabajo, entre ellos, no son los adecuados, pues esa fuerza extra ( parafuncion) es trasmitida al periodonto ( unión del diente al maxilar), podemos generar inflamación y cambiar el medio, alterando el equilibrio bacteriológico. A través de una acción física o estructural , alteramos la bioquímica. Un ejemplo didáctico sería como se debilita la salud de un arbolito si es continuamente movido.

Dejamos para concluir, los factores emocionales. Esto lo explica la “psiconeuroinmunologia”. El estrés altera los neurotrasmisores ( adrenalina, dopamina, serotonina….) y estos interfieren bioquimicamente en la biología de la boca y naturalmente en todo el cuerpo.

Es por esta complejidad de nuestro ser, lo importante de un certero diagnóstico, adecuado tratamiento e indispensable prevención . Para fijar más este último concepto de salud, os recordaré la certeza del lenguaje. La limpieza bucal que se hace en la clínica se llama “profilaxis”. Os invito a la reflexión !

Recuerda que nuestra clínica se encuentra en Algeciras, en la calle Trafalgar 7, Entreplanta Drcha. Para cita previa podéis llamar al 956 587 001.

2020-03-03T07:11:11+00:00